Cuando una mujer es sentenciada a la cárcel, no es sólo ella quien recibe esa pena, sino que todo su entorno: madres, padres, parejas, hijos, hermanos. Cuando esa mujer sale nuevamente a las calles, muchas veces seguirá condenada a cometer los mismos errores.

Desde 2008, en Fundación Mujer Levántate trabajamos en la resinserción de decenas de mujeres que han estado privadas de su libertad en el CPF San Joaquín.

Una reinserción laboral para que puedan obtener los conocimientos y acceder a empleos que les ayuden a ellas y a sus familias a salir adelante.

Pero también una reinserción social, que les ayude a rehacer los lazos con sus hijos, con su familia y así puedan conquistar una nueva vida. Para alcanzar un país más justo. Para lograr mujeres libres.