Soy una mujer de 30 años, madre soltera con una hija de 14 años. Mi vida no ha sido muy fácil, he pasado altos y bajos. Estuve muchos años privada de libertad, pensé que nunca iba a salir de este lugar. Y ahora me encuentro afuera, en libertad condicional, estoy feliz con mi hija y mi madre. Aprendí que las cosas se ganan con esfuerzo y que nunca volvería a ese lugar. Ahora solo disfruto de las cosas lindas que me ha dado Dios y salir adelante, por sobre todas las cosas.